23.10.14

Renovando nuestro espacio de trabajo

En casa de herrero, cuchara de palo, y he de deciros que ya podría aplicarme la entrada de hoy a mi área de trabajo, yo no sé cómo lo hago, pero es ordenarlo...y a los 10 minutos, lo vuelvo a tener prácticamente como al principio.

Siempre he tenido mood board en mi escritorio, si no era el típico panel de corcho...era en forma de imanes, pero desde pequeña he tenido uno. Aunque ahora que lo pienso...¿quién no? ¡con lo chulos que eran!



Pues bien, como os decía en casa de herrero....y es que desde que mi madre y yo nos mudamos a la casa nueva, en la que el escritorio ocupa y se sitúa debajo de todo el ancho de la ventana, he sustituido el mood board por marquitos con láminas o fotografías, o alguna estantería para al aprovechar al máximo el espacio en los laterales restantes.










Lleva algún tiempo viajando por la red esta idea a mi parecer bastante diáfana y limpia y a la vez sencilla y barata.

Por las imágenes intuyo que la idea parte de la típica malla de forjados tan simple como eso, pero que seguramente vendan algo parecido en la ferretería de barrio sin ser tan basta como este acero corrugado empleado en las obras, de todos modos, la idea me parece fantástica y original, y sin lugar a dudas, un top imprescindible que no puede faltar en nuestro área de trabajo aunque ya puestos podemos trasladarlo a cualquier otro espacio de nuestra casa, ya que sin duda será objeto de mirada allá donde lo pongamos.








 ¿Qué piensas? ¿Te animas? Yo ya estoy haciendo hueco en el poco espacio que tengo.


21.10.14

Un vestidor de bajo presupuesto


Es precisamente ese mismo título el que presenta el post de Nina sobre el vestidor más famoso que pasea por la red en estos momentos.

La mayoría de la veces vemos un vestidor repleto de ropa, de accesorios, zapatos....y rápidamente lo catalogamos como el vestidor de nuestros sueños.
Pero y que hay del "menos es más"? hoy os traigo una muestra de que esa frase funciona perfectamente y que a un vestidor diseñado con pocos elementos de ikea en su mayoría, (modo aplause, que a demás tiene como protagonista a la bonita Malm, mi mueble preferido!!!) puede trasformarse en el verdadero vestidor de nuestros sueños, donde el orden prima con la elegancia, y las tonalidades y gamas en blanco, dorados y negro, son las causantes de un orden perfecto.







Si a todo esto, le sumamos la brillante luz que entra por la ventana y lo hace incluso más impoluto, ya se puede decir que estamos hablando de un espacio de diseño nórdico 100%, cosa que me encanta, y estoy segura de que a vosotros también. (efecto que aquí en España nos es fácil de lograr, siempre lo recalco, ¡viva nuestra luz mediterránea!)

Para los que no conocéis aún a Nina y su blog Stylizimo, deciros que es una autentica gurú del estilo nórdico en toda regla, sus estilismos no dejan nunca indiferentes a nadie y los recorridos por su casa te van a causar ansiedad por querer convertir los tuyos en copias idénticas de su vivienda.






















Con ella, mi pequeña gripe y con un tremendo día soleado que se presenta aquí en Madrid os dejo disfrutar del martes imaginando cambios en rincones de vuestra casa.
Besetesss!!! (sin muchos acercamientos, que os lo pego) jejej

20.10.14

Decorar con fotografías en blanco y negro




Desde hace un par de semanas quería hacer un post como el que hoy os traigo, fotografías para decorar en blanco y negro.
Sin lugar a dudas el otoño y el invierno se vuelve muy neutro también dentro de nuestros hogares, quizás sea la forma para resaltar aun más si cabe la luminosidad de las estancias.
Es por eso que últimamente mi fijación por los interiores se tiñe en una incansable escala de grises.
Una gama que se identifica claramente con un minimalismo mezclado con un nórdico tremendamente marcado.



A si que sin más rollos, (que como siempre me salgo del papel) hoy os traigo fotografías en blanco y negro para decorar nuestro otoño de una manera algo menos convencional.





 Si hay una modelo de nuestra década que me encanta y que me fascina en cada sesión que realiza, no es otra que Natalia Vodianova, su mirada dulce, sensible, y a la vez segura y fija, sus facciones quizás algo infantiles, ¡me encandilan! ¡siempre lo ha hecho! Y desde hace una semana o algo más no paro de cruzarme con una fotografía suya en blanco y negro decorando y aportando sensualidad y misterio a espacios decorados con esta gama de colores de la que hoy os hablo.





Aunque hoy me enfoco en ella, tengo que decir que decorar nuestros rincones con imágenes de personajes reconocidos, es sin duda el nuevo top! atrás quedaron las fantásticas Marilyn  y Audrey y dan paso a famosos del panorama más actual con muecas de lo más incógnitas y a la par divertidas e intrigantes.






2.10.14

Las Cabañas del muelle del Capitán Jack

¿Te imaginas poder pasar unas semanas en una de las cabañas del Muelle del Capitán Jack?
En Provincetow en Massachussets, una ciudad costera con menos de 3000 habitantes por año, los muelles cuentan historias de antiguos pescadores portugueses, más tarde, influencia de artistas y escritores inundaban sus calles y posteriormente los hippies contribuyeron a su crecimiento creando familias y abriendo negocios por toda la ciudad.




A día de hoy todas estas historias puedes revivirlas y conocerlas a los pies de un muelle con solera y al que le sobra encanto por cada uno de sus costados alquilando una de las cabañas del Muelle del Capitán Jack.
Yo sin duda me quedaría alojada en Spindrift Hesperus, una pequeña cabaña a la que no le falta detalle, espaciosa por la buena distribución que posee, con una cama en su altillo y un dormitorio escondido justo detrás de la cocina.






























La decoración no podría ser más acorde al lugar en el que se encuentra, y despertarse con el olor al mar rodeando la cabaña es un lujo de cerca de unos 4000$ la semana en temporada alta
¿Qué os parece? Sin duda una experiencia que merece la pena.







1.10.14

Riki Dalal y su colección para novias poco convencionales

El vestido de novia...¿Difícil? o ¿fácil elección?
Creo que hace ya algunos años largos, los convencionalismos en torno al vestido de novia pasaron a la historia, para dar paso a una novia fresca, ante todo natural y derrochando personalidad con la elección de su vestido de novia.
Quizás yo porque haya sido siempre un poco rebelde, o simplemente me haya gustado llevar la contraria sobre lo que "ha de ser porque sí", creo firmemente que la novia debe verse el día de su boda como el fiel reflejo de lo que ella es en su día a día, sin disfraces sin artilugios que no van con ella.



Hará unos días dí con un vestido que me inspiraba todo eso, con él descubrí a Riki Dalal y su colección Provence para este año 2015.





Sus encajes en algodón aunque inspiran cierto toque de romanticismo, a mi sin duda me trasladan a un estilo un tanto azteca o incluso cierto aire mediterráneo (Este que os enseño ahora el que más) 
No os voy a mostrar toda la colección porque si no, no estaría siendo fiel a mis gustos, ya que tan sólo son tres los vestidos que realmente me gustan o encajan con mi estilo y el de Linea r.














Lo que más me atrae de dar con vestidos totalmente distintos a lo "habitual" es darme cuenta de la cantidad de opciones que la novia de hoy en día tiene para elegir, la competencia cada vez es más grande y por ello, más variada, y eso sin duda, me encanta, ahí es donde marcará la gran personalidad de la novia el día de su boda.










30.9.14

Desayunos imaginarios en un porche

El principio del otoño siempre traerá a mi cabeza un recuerdo, o más bien el recuerdo de algo imaginado por estas fechas hace ya algunos años.
Recuerdo como vivía ese pensamiento y como lo alimentaba con detalles inexistentes...Son ese tipo de pensamientos que aunque aún no los has vivido, los piensas y los imaginas increíblemente reales.
Pues bien, mi pensamiento tiene que ver con un antiguo amor...con el mar...y con la estabilidad.
Estuve a punto de liarme la manta a la cabeza e irme a vivir a Cádiz de donde mi chico de entonces era.
Mi imagen idílica (porque no se le puede llamar de otra forma) era sin duda el momento de la mañana desayunando los dos en el jardín, yo y mi taza...un buen jersey, mis pelos locos de la mañana...(aún empijamada) y la terraza...














 Un otoño en el jardín...mira que hay momentos que me inspiran...pero ese, ese sin duda me llena de calma, como os decía antes, de estabilidad, quizás porque lo asocie en el momento en el que lo viví, pero así lo siento.

Las terrazas y jardines en verano se viven, pero en otoño (y primavera) es quizá la estación donde se sienten, se perciben los cambios y los observamos...
Ahora que lo recuerdo...creo haber escrito en aquel momento ya, sobre los desayunos de otoño en aquella terraza imaginaria.

Os dejo en el post de hoy imágenes en los que me imagino de nuevo en esas mismas condiciones, la terraza en otoño, puede ser sin duda un buen refugio para estas fechas, yo sin pensármelo haría este mismo acto cada mañana, mi desyuno imaginario.